Aprovisionamiento textil, movilidad y flexibilidad laboral.

1723

Alguna reflexiones sueltas y curiosidades de lo visto en este año.

Este fascinante año 2015 se va. Aprovecho este último artículo para compartir algunas cosas que creo son relevantes y exponer  algo de lo que me ha parecido, como menos, curioso de las últimas ciudades que he visitado por razones profesionales.

Globalización, deslocalización, flexibilidad laboral y movilidad geográfica. 

Durante el año 2015 he trabajado, como es normal,  en Asia  y por una serie de diferentes  circunstancias lo he hecho también, durante un par de meses en Londres y Madrid, dos semanas en París y ahora mismo, desde donde escribo este último artículo del año,  en Dubái.

Además de disfrutar de estas increíbles ciudades, he capitalizado cada experiencia  laboral y toda interacción con cada uno de los excelentes profesionales del sector que he conocido.

Pero el punto central al que me quiero referir está relacionado con título de este párrafo;  tiene que ver con nuestra realidad laboral y profesional actual.

Posiblemente todos nos acordemos que estas palabras juntas- globalización, deslocalización, movilidad laboral–  solo las podíamos encontrar en algún “best seller” de aquellos “gurús” que nos hablaban del futuro y de los cambios que vendrían con él. Pues esos cambios ya están aquí y son nuestra realidad actual.

Haber trabajado durante 2015 en tres continentes, en ocho diferentes países y en varias otras ciudades, sin lugar a dudas representa lo que aquellas predicciones avizoraban.

Lo que quiero transmitir, sobre todo a los más jóvenes,  es que la flexibilidad, la capacidad de adaptación y una actitud positiva hacia nuevos desafíos en distintas culturas es lo que todo profesional debe poseer y lo que realmente hoy se busca, se valora y se compensa en las empresas.

Que no les quepan  dudas, además de la obvia capacitación, se necesitan de estas aptitudes y de esa actitud para tener una carrera profesional exitosa y rica en experiencias.

Londres, capital europea de la moda.

photodune-8525890-london-skyline-fer

Londres acerca la pasarela a las tiendas.

Según el estereotipo, Londres es sinónimo de creatividad, vanguardia, tendencia y rebeldía.

Es la caja de sorpresas de la moda, de donde todos esperamos salga algo nuevo y disruptivo temporada tras temporada. Pero la verdad es que Londres es mucho más que una vidriera para dar el batacazo y después ir a París. Londres no solo genera tendencias, también las vende y como las vende!

Año tras año esta moderna y cosmopolita urbe ha demostrado saber muy bien cómo multiplicar los ingresos. Según las consultoras  especializadas,  en 2018 Reino Unido superará a Francia e Italia y se convertirá en el mercado líder de compras de lujo en Europa. Por ello decimos que en Londres, la nueva localización acerca la pasarela a las tiendas

St. James’s: una nueva zona de moda en el corazón de Londres para la nueva generación.

En el área de St. James – sería la zona entre Green Park y Piccadilly Circus, un cuadrilátero más o menos delimitado por St. James’s Street, Piccadilly, Regent Street y Pall Mall- ya ha comenzado un proyecto significativo de regeneración. Se invertirán  525 millones de libras/ 610 millones de euros  durante los próximos once años para renovar, readaptar y  reurbanizar edificios con el fin de adecuarlos a las necesidades de los próximos residentes y sobre todo de los comercios detallistas y nuevos negocios.

En lo que afecta a la actividad detallista, con esta remodelación, y otras menores en la misma zona, se crearán casi 10.000 m2 de nueva superficie comercial.

Los nuevos espacios disponibles serán visitados por aquellos consumidores que buscan marcas de primer nivel y cuyos promotores definen bajo cuatro valores: que sean distintivas, estimulantes, eclécticas y personales.

Un ejemplo claro de esta tendencia es  www.suitesupply.com

En un próximo artículo les cuento más sobre esta zona que me ha impactado, el perfil del consumidor a quien está dirigida y datos muy interesantes sobre estas nuevas marcas.

París,  pendiente del  aprovisionamiento textil.

Paris

Aprovisionamiento: el papel de Asia sigue siendo dominante, aunque se producen movimientos de ajuste.

Un informe del Instituto Francés de la Moda, basado en datos de Eurostat sobre el año 2014, muestra que las importaciones europeas de confección han aumentado un 8%.

La pregunta es: ¿cómo pueden aumentar las importaciones si el consumo europeo de textil ha bajado sin pausa durante los últimos años?

Esta situación, aparentemente contradictoria,  deja ver que una parte relevante de las importaciones europeas es reexportada. Las empresas de moda europeas, con marcas reconocidas, operan en mercados globales, pero el suministro se realiza en parte con reexportaciones, porque no sería rentable invertir en ampliaciones de la capacidad de producción interna cuando, además, la tendencia del mercado local sigue siendo a la baja.

Esta función de entrada y reparto de la mercancía aumenta con el papel cada vez más importante de los  centros de distribución de las grandes cadenas comerciales.

En el último año, las importaciones- para consumo o para re exportación- de la UE, tuvieron los siguientes orígenes: un 76% del total, de Asia; un 20 % de la cuenca del mediterráneo, Turquía, Marruecos, Túnez;  el 4 %, del resto del mundo, que incluye el este europeo.

De Asia, el binomio productor China-Hong Kong ha seguido siendo el más importante, con un 39% del total mundial, aunque cediendo terreno temporada tras temporada a Bangladesh, Camboya, Pakistán, la India y, en mucho menor medida, Sri Lanka, que suman un 38% de la producción.

Debemos hacer una puntualización pues la distribución de la producción en Asia queda sin embargo un poco desdibujada o es algo relativa por el hecho de que muchos empresarios chinos están invirtiendo en la creación y gestión de nuevas unidades de producción en los  países vecinos de la región. Por lo cual, los capitales chinos generan bastante más negocio que el 39% que se factura en China- Hong Kong.

Con respecto a la cuenca mediterránea, un 21% de los suministros del mundo, Turquía tiene una cadena de producción integrada, Túnez y Marruecos mantienen posiciones muy sólidas en confección.

Según el Instituto Francés de la Moda, salvo consecuencias impredecibles de acontecimientos financieros o políticos mundiales, el equilibrio actual entre la contribución asiática y la de los países de proximidad y el abastecimiento del mercado controlado por Europa,  su propio consumo y el que sus redes de comercialización redistribuyen, apenas sufrirán variaciones.

Según la información de base proporcionada por Eurostat no se refleja ninguna incidencia estadística de la actividad americana, salvo la que pueda estar incluida en ese 5% del «resto del mundo». Su efecto sobre la confección global es inapreciable. Sin embargo, los grandes actores norteamericanos del sector son, ellos mismos, protagonistas importantes de la subcontratación en Asia y en alguna medida abastecedores de Europa.

Otro detalle importante es que de momento no hay ni la menor referencia, en el análisis del IFM, a un supuesto movimiento de reindustrialización europea; el cual, si existe más allá de las buenas voluntades, debe ser absolutamente imperceptible todavía.

París y el brillante renacimiento del gran almacén: por primera vez en Champs Elysèes

Grand Palais (Grand Palace) in Paris, France.NIGHT

¿Quién dijo que los grandes almacenes eran cosa del pasado?

La fórmula comercial de los grandes almacenes, que en su momento provocaron una revolución, no sólo en la manera de vender y comprar, sino en el urbanismo comercial y en la vida social de las grandes ciudades, tiene casi dos siglos de existencia. Al ritmo en que discurre la vida moderna, hay pocas transformaciones que puedan alcanzar una vigencia tan larga manteniendo su fuerza en la sociedad. En el comercio en particular, se está viviendo un gran dinamismo que invitaría a la revolución permanente más que a la exaltación de lo que fue revolucionario hace doscientos años. Efectivamente, en estos últimos tiempos parecía que el gran almacén invitaba a la nostalgia.

Sin embargo, París, la ciudad del mundo donde esta fórmula comercial alcanzó la máxima expresión de su hechizo, por la popularidad de la ciudad misma, acaba de ofrecer una demostración asombrosa de la capacidad de seducción que todavía pueden encerrar los grandes almacenes hoy día, y de su potencial para seguir siendo o inspirando un factor de encantamiento y una fuente de negocio que parece inagotable.

Si hablamos de París y esta fórmula comercial bicentenaria nos estamos refiriendo, claro está, a sus máximas expresiones: Galeries Lafayette y Au Printemps. El encanto de la “Ciudad Luz” y el de las tiendas de referencia se mantiene a través del tiempo, interactúa y se multiplica, trascendiendo más allá del entorno de nacimiento.

Dubái.

Skyscrapers in Dubai. View from the lookout Burj Khalifa. United Arab Emirates

El hotel Armani se encuentra en la planta baja del edificio más alto del mundo. Emaar Properties fue la empresa responsable de levantar este edificio inspirado en una flor que en un principio se iba a llamar Burj Dubai. Cuando la crisis económica llegó a esta ciudad estado en 2009, el jeque de Abu Dabi y presidente de Emiratos Árabes Unidos, Khalifa bin ­Zayed bin Sultan Al Nahyan, prestó 8.500 millones de euros a sus vecinos para sanear la situación económica- financiera y mejorar las cuentas. En agradecimiento, Mohamed bin Rashid Al Maktoum, el jeque Mohamed y mandatario de Dubái, bautizó su récord Guinness como Burj Khalifa.

Los 828 metros de altura de esta incomparable torre, desde cuyas terrazas superiores se divisa toda la ciudad y parte del desierto, que irrumpe abruptamente en el horizonte, se alzaron como una demostración incontestable de la hegemonía de Dubái. El escenario actual es muy diferente a la ciudad en la que nació Alabbar. “Hasta mis 14 años no había agua corriente ni conexión eléctrica en casa. La gente no vivía en viviendas de ladrillo y cemento, sino en refugios de hojas de palma. Fue la actitud de nuestros jeques y su pasión por cambiar nuestra calidad de vida y fomentar el crecimiento de la ciudad la que desencadenó este increíble progreso en medio del desierto”.

Pero fuera de toda esta demostración de energía y poderío económico, ¿cuál es la relación de Dubái con la moda en la actualidad?

Se los cuento en un próximo artículo.

¡Feliz 2016 para todos y que en este Nuevo Año se cumplan todos vuestros sueños!

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here