Noé y el Coronavirus

491
Noe y el Coronavirus-gabrielfariasiribarren.com

Estamos viviendo una situación extrema en todo el mundo y por supuesto, la prioridad de cada uno de nosotros en este preciso momento es cuidar la salud de nuestra familia, la de nuestros semejantes y la propia. Esta pandemia nos ha forzado a asumir el rol protagónico de una obra real y macabra que muchos de nosotros, por una cuestión generacional y por suerte, desconocíamos.

Mientras esto sucede, creo conveniente analizar el transcurso de los acontecimientos y rever algunos puntos que considero relevantes. El objetivo que me he planteado al escribir este artículo es llevar adelante un verdadero ejercicio retrospectivo, mirar hacia dentro con sentido crítico, para comprender la situación en toda su dimensión; aprovechando la perspectiva que otorga el tiempo y que nos ayudará a entender los hechos más fácilmente. También, pretendo reflexionar sobre las decisiones ejecutadas o lo que es más importante, sobre aquellas decisiones que se debieron tomar y sin embargo, quedaron pendientes.

Como es común en este espacio, relacionaremos ese ejercicio para vislumbrar como esas acciones o esa parálisis ante la crisis desatada han afectado el proceso de sourcing y aprovisionameinto del retail de moda. Y como complemento, elaboraremos una suerte de escenario estimado que espero sirva para afrontar nuestro futuro inmediato, que será muy diferente a nuestra realidad pre-Coronavirus.

¡Confirmado! Los seres humanos preferimos que todo siga igual

En octubre de 2019 mantuve una video conferencia con otros profesionales de la industria de la moda que había sido organizada para debatir una serie de temas que clasificamos como relevantes. La consigna era que cada uno de nosotros debía preparar un tema, exponerlo en un tiempo de 10 minutos y luego lo debatiríamos entre todos.

Yo elegí un tema que a mi parecer, por supuesto, resultaba extremadamente relevante. Cuando tocó mi turno comencé a hablar de la extrema volatilidad que observaba en el sector y en la industria de la moda. Hice referencia a una inestabilidad y una inercia hacia cambios profundos y desconocidos que nunca había observado con anterioridad. Honestamente y para mi sorpresa, no obtuve demasiado eco por parte de los demás integrantes de la reunión. Por el contrario, mi sensación es que les resultó irritante que les hablara de inestabilidad, de cambios, de posibles y futuras situaciones desconocidas. Percibí que no había mucho interés en querer debatir el tema, así que propuse pasar al siguiente. Observando que mi realismo molestaba, no tuve demasiado valor como para insistir y quedar, ya no calificado como extremadamente realista, (siempre resultan aburridos) sino como un verdadero pesimista. Por esta vez, era mejor que otro Noé comenzara a armar su barca.

La pandemia de Coronavirus-COVID19 nos ha confirmado que los seres humanos preferimos que todo siga igual. No queremos ver siquiera la posibilidad latente de que cambie nuestra situación actual. Nos negamos a analizar la realidad si eso significa que, tal vez debamos cambiar nuestra habitualidad. Llegamos al extremo de argumentar (en las reuniones de empresa es común percibirlo) a favor de procesos que hemos establecido hace ya muchos años, diciendo que vienen dando muy buenos resultados a la compañía, sin permitirnos observar que ya no están aportando valor ni a la propia organización y mucho menos al mercado. Preferimos sentirnos relajados por un momento y seguros por siempre, estimando que “ese virus es un tema que concierne solo a China y que no llegará a las puertas de nuestras casas y nuestras tiendas”.

¡Confirmado! Los seres humanos no tenemos suficiente capacidad de previsiónNoe y el Coronavirus-gabrielfariasiribarren.com

La comunidad científica, dirigentes gubernamentales occidentales, reputados profesionales, los llamados “gurús”, especialistas en distintos ámbitos y hasta los medios de comunicación, subestimaron desde un principio la crisis sanitaria que se había desatado en China con la propagación del COVID19 y con un análisis rápido, lo invisibilizaron o “decretaron” que solo afectaría al Gigante Asiático.

En nuestro sector, posiblemente por otro análisis rápido o directamente un “NO análisis” solo se estimó su efecto negativo en la cadena de suministro; sin observar que cuando la propagación del virus pasase de epidemia a pandemia, su nocivo impacto afectaría directamente a la columna vertebral de las marcas y el retail de moda. Esto aconteció debido al cierre inmediato de todas las tiendas y los centros comerciales, por los confinamientos obligatorios dispuestos (ahora sí) por los distintos gobiernos. Mecanismo de defensa para detener la propagación del virus que forzosamente tuvieron que utilizar ante su falta de previsión y por consiguiente, de recursos sanitarios; incluidos los hipernecesarios test para llevar adelante otra estrategia más elaborada y eficiente.

«El mundo iba a cerrar y nosotros seguíamos embriagados de rutina y normalidad»Noe y el Coronavirus-gabrielfariasiribarren.com

Así fue como en un par de semanas se dio una circunstancia histórica y totalmente paradójica en el tras de escena de la moda. Los departamentos de compra y aprovisionamiento pasaron de exigir el envío urgente de los embarques atrasados a los proveedores chinos a cancelar la mayoría de las órdenes de la próxima temporada a sus proveedores globales.

Y aunque les parezca increíble, en el medio de esta atribulada circunstancia, se generó otra contradicción. Cuando los proveedores chinos tenían sus fábricas cerradas y no existía una estimación cierta de reinicio de actividades, la mayoría de las órdenes fueron posicionadas en otros orígenes considerados «libres de virus» para asegurar su viabilidad. Como los hechos terminan siendo más complejos de lo que nuestro análisis previos pueden prever, esas son las órdenes que ahora mismo estarían afectadas por la llegada de la pandemia a Bangladesh, India y otros países del Sudeste Asiático. No obstante, les recuerdo que la mayoría de ellas han sido canceladas y las que no pueden cancelarse por cuestiones comerciales son relocalizadas en el que se ha vuelto a transformar en “el actual origen más confiable”, China.

La pandemia de Coronavirus-COVID19 nos ha confirmado que los seres humanos no tenemos suficiente capacidad de previsión para hacer frente a una crisis porque creemos que nada o muy poco va a cambiar. No es necesario que sea de esta magnitud, podría ser menor. Tal como les comentaba al principio del artículo preferimos creer que se mantendrá la normalidad o que con el pequeño cambio que hemos hecho ya ajustamos lo que se debía ajustar. Incluso, a ese pequeño ajuste que nos proporciona seguridad inmediata y al que normalmente le confiamos el éxito futuro de nuestra organización, le denominamos grandilocuentemente: La nueva estrategia.

Grandes nuevas estrategiasNoe y el Coronavirus-gabrielfariasiribarren.com

En esta crisis sobran los ejemplos de “grandes nuevas estrategias” repletas de imprevisión humana en todas las empresas del sector, incluidas las líderes globales. Esto no significa que no podamos hacer nada ¡Todo lo contrario! Tenemos la opción de dejarlo a la AI o debemos aceptar de una vez por todas, nuestra poca fiabilidad a la hora de prever situaciones futuras con el fin de desarrollar y utilizar eficientemente otras aptitudes como el análisis asertivo, la prospección profunda y la aceptación y adaptabilidad al cambio. Esta última y coincidiendo con Charles Darwin, creo que es la más relevante de nuestras capacidades a la hora de enfrentar una crisis. En esta misma línea, considero fundamental trabajar nuestra relación con el miedo y no resistirnos a sentirlo ante una situación desconocida, para que nos dirija a través de nuestro instinto de supervivencia al mejor nuevo destino posible.

En función de ello y de acuerdo con nuestra realidad actual, enunciaré las situaciones que ahora mismo creo que deberíamos evaluar para tomar próximas decisiones que sean más precisas y aporten valor a nuestras empresas.

Nota: solo avaluaré la situación en origen desde la perspectiva del aprovisionamiento y de las gestiones que en esta área se deben instrumentar inmediatamente. Es obvio que en esta situación límite ambas partes ( marca y proveedor) se ven gravemente afectadas y desde sus oficinas centrales las empresas de la moda ya están generando nuevas estrategias y planes de acción que les permita sobreponerse a este momento. Ejemplos: revisión total y cambio integral de los términos de pago, re-estructuración organizacional profunda, cambios plenos en los flujos de trabajo, otros.

Decisiones que aporten valor a nuestras empresas

Las cancelaciones actuales en combinación con la recesión global futura tendrán un enorme costo para las fábricas y los proveedores. Estos perjuicios económicos deberán ser absorbidos por estas mismas empresas y aquellas que no puedan hacerlo irán inevitablemente a la quiebra. Se generará una obligada restructuración del tejido fabril en cada uno de los orígenes. 

Ante esta futura coyuntura y con el fin de gestionarla eficientemente, deberemos analizar y conocer en profundidad a todos y cada uno de nuestros proveedores y su capacidad operativa y financiera para evitar ser afectados. Son objetivos de nuestra gestión actual, restablecer una comunicación fluida con los proveedores y seleccionar a aquellos con los cuales construir sólidas sociedades estratégicas futuras.

No obstante esta situación empresarial, los mayores perjudicados son los propios trabajadores que han perdido su sustento diario, posiblemente su trabajo para siempre y como gran parte del mundo, también verán afectada su propia salud y la de sus seres queridos.

Es momento de escuchar a nuestros principales proveedores, aquellos con los que venimos trabajando codo a codo, dialogar y entender que necesitan, preguntarles como podemos colaborar para que sigan operando y hacerles conocer nuestra posición real y nuestras necesidades. El objetivo es seguir creando valor y que ambas partes salgan lo menos perjudicadas posible. Tenemos la obligación de estar cerca, no podemos alejarnos en estos momentos.

Al día de la fecha no sabemos el impacto real y preciso que producirá la pandemia sobre la salud de los ciudadanos de estos países manufactureros. Conociendo sus recursos e infraestructura sanitaria, pienso que puede ser mayúsculo e incluso trágico en la mayoría de los casos. 

Aquí el punto sigue siendo mantener una comunicación fluida, sincera y sustancial con nuestros proveedores y agentes, con las autoridades y demás personas de confianza que tengamos sobre el terreno. El objetivo es evaluar la situación día a día, considerar el escenario futuro y colaborar en lo que podamos en el presente para aliviar esta extrema situación. Toda ayuda por nuestra parte será bien recibida y generará una sustancial diferencia.

Una vez pasada la crisis, seguramente veremos una disminución de la capacidad productiva y de los niveles de calidad en el producto.

Serán muy importante nuestros controles y en igual o  mayor medida, nuestro soporte continuado para visualizar los problemas e ir en busca de las soluciones en forma mancomunada con nuestros socios en origen. Debemos mantener esta estrategia por un tiempo prudencial, al menos hasta que nuestros proveedores estén completamente recuperados.

El mundo post crisis del Coronavirus-COVID19 será muy diferente a nuestro presente.

Si dentro de ese nuevo mundo, se producen los cambios esperados en las pautas de compra de un nobel consumidor post pandemia, seguramente el viejo modelo de oferta encontrará su final y será completamente reemplazado por el más efectivo y actualizado modelo de demanda.

Si al punto anterior le adicionamos un importante aumento de incertidumbre, causada por posibles nuevos brotes de COVID19 antes de que la vacuna esté disponible, a la hora de planificar una compra que será demasiado anticipada para una situación de estas características, la necesidad de producir en cercanía será la solución.

Esta última necesidad estratégica posibilitará un viaje de ida y sin retorno a la tan esperada y definitiva neo-relocalización de la industria de la moda. 

Espero que este artículo nos sirva de guía en nuestro camino hacia el nuevo mundo de la moda.

¡Cuídate mucho!¡ Mis mejores deseos para ti y tu familia!

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here