La situación de la moda 2020 post Coronavirus

258
La situacion de la moda 2020 post Coronavirus-gabrielfariasiribarren.com.j

Los ejecutivos de la moda están centrados ahora en la gestión de la crisis, pero eventualmente en una segunda etapa deberán reinventar la industria textil y de la moda.

¿Cómo afectarán a la moda post Coronavirus los cambios en la economía global y en el comportamiento del consumidor?

«Es hora de volver a cablear el sistema de la moda». Con esa frase comienza la actualización que han generado BOF & McKinsey para su reporte anual The State Of Fashion 2020. Al finalizar este artículo encontrarán los enlaces para descargar gratuitamente ambos informes, el original y su actualización. Esta última, de obligada confección y lectura por los efectos originados por la pandemia.

En estos enlaces encuentras las tres versiones anteriores: The State Of Fashion 2019 | The State Of Fashion 2018 The State Of Fashion 2017

Año 2020, desconfianza y temorLa situacion de la moda 2020 post Coronavirus-gabrielfariasiribarren.com.

Para ser totalmente honestos, antes de que la pandemia de coronavirus arribara a nuestras vidas, los gestores de los mercados financieros, los responsables de las cadenas de suministro y la demanda de consumo en toda la economía global y los líderes del sector de la moda no se mostraban optimistas sobre este año 2020. La industria ya estaba en alerta máxima y ​​los ejecutivos expresaron pesimismo en todas las geografías y en todos los niveles de precios en el informe anual original generado por la consultora internacional y publicado a fines del año pasado.

Ante el hecho disruptivo del COVID19, un verdadero cisne negro, la perspectiva de la moda se ha vuelto dramática y repentinamente más sombría. La industria textil y de la moda ahora está en alerta roja. Esta imprevisible crisis humanitaria y financiera ha hecho que las estrategias previamente planificadas para 2020 sean redundantes, dejando a las empresas de moda expuestas o sin timón a medida que sus líderes se enfrentan a un futuro desorientador y los trabajadores, mucho más vulnerables en la actualidad, tienen frente a ellos mismos grandes dificultades e indigencia.

Por todo ello se ha hecho necesaria una actualización especial del reporte. La consultora internacional ha tomado postura y nos esgrime una visión de cómo será nuestra nueva normalidad después de este «cisne negro» para proporcionar información a los profesionales de la moda.

Moda en época de pandemia

El COVID-19 podría impulsar la mayor contracción económica desde la Segunda Guerra Mundial, afectando a todos los sectores, desde las finanzas hasta la economía familiar. Sin embargo, la moda, debido a su naturaleza discrecional, es particularmente vulnerable. La capitalización promedio del mercado de indumentaria, moda y lujo cayó casi un 40 % desde el comienzo de enero y el 24 de marzo de 2020, una disminución mucho más pronunciada que la del mercado de valores en general.

Se espera que las repercusiones humanitarias sobrepasen la pandemia en sí. Consecuencias nefastas para la moda, una de las industrias más grandes del mundo, que generaba $ 2.5 billones en ingresos anuales mundiales antes de la pandemia, esto implica desempleo o dificultades financieras para las personas en toda la cadena de valor.

Han estimado que los ingresos de la industria mundial de la moda (sectores de indumentaria y calzado) se contraerán entre un -27 y -30 % en el año 2020, aunque la industria podría recuperar un crecimiento positivo de 2 a 4 % en 2021 comparando con 2019. Para la industria de bienes personales de lujo (moda de lujo, accesorios de lujo, relojes de lujo, joyas de lujo y belleza de alta gama), han estimado una contracción global de ingresos de -35 a -39 % en 2020 año tras año, pero un crecimiento positivo del 1 al 4 % en 2021 en comparación con la cifra de referencia de 2019. Si las tiendas permanecían cerradas durante dos meses, el análisis de McKinsey estima que el 80 % de las empresas de moda que cotizan en bolsa en Europa y América del Norte estarán en dificultades financieras. En combinación con el análisis del índice de moda global de McKinsey (MGFI) han llegado a la conclusión que una gran cantidad de compañías de moda globales quiebren en los próximos 12 a 18 meses.

La interconexión de la industria está dificultando que las empresas planifiquen con anticipación. Justo cuando China avanzó lentamente a través de la recuperación, los brotes empeoraron en Europa y Estados Unidos. Pero es en el mundo en desarrollo, donde los sistemas de salud son a menudo inadecuados y la pobreza es abundante, donde las personas se verán más afectadas. Para los trabajadores en centros de bajo costo de abastecimiento y fabricación de moda, como Bangladesh, Camboya, Etiopía, Honduras e India, los períodos prolongados de desempleo significarán hambre y enfermedades.

Perspectivas post CoronavirusLa situacion de la moda 2020 post Coronavirus-gabrielfariasiribarren.com

Dentro de la actualización del reporte encontrarán el contenido organizado a través de estos titulares

  1. COVID-19: implicaciones para las empresas
  2. Más allá del coronavirus: el camino hacia la próxima normalidad
  3. Liderazgo en una crisis: respuesta al brote de coronavirus y desafíos futuros
  4. Salvaguardar nuestras vidas y nuestros medios de vida: el imperativo de nuestro tiempo
  5. Un plan para el trabajo remoto: lecciones de China

La crisis está afectando la vida cotidiana, inculcando ansiedad e incertidumbre en la mente de casi todos. De hecho, el pesimismo de los consumidores sobre la economía está muy extendido y el 75 % de los compradores en Europa y los Estados Unidos creen que su situación financiera se verá afectada negativamente durante más de dos meses.

Aunque la duración y la gravedad final de la pandemia siguen siendo desconocidas, es evidente que la industria de la moda está apenas al comienzo de su lucha. Al pegar un golpe tras otro, tanto a la oferta como a la demanda, la pandemia ha generado una tormenta perfecta para la industria: una cadena de suministro global altamente integrada significa que las empresas han estado bajo una gran presión al tratar de manejar las crisis en múltiples frentes a medida que se impusieron los bloqueos, en rápida sucesión, deteniendo primero la fabricación en China, luego en los otros orígenes asiáticos, e incluso Italia (origen de producción del lujo) y seguido por el resto de orígenes de otras partes del mundo.

Una congelación del gasto está agravando la crisis del lado de la oferta con el cierre generalizado de las tiendas, para una industria que depende todavía y en gran porcentaje de los canales físicos, junto con el instinto del consumidor de priorizar lo necesario por sobre los productos discrecionales, los resultados finales de las marcas y las reservas de efectivo agotadas.

Las tendencias se han implantado en la realidadLa situacion de la moda 2020 post Coronavirus-gabrielfariasiribarren.com

“Una vez que el polvo se asiente” expresa McKinsey, la moda enfrentará un mercado recesivo y un panorama de la industria que aún experimenta una transformación dramática. Existen cinco áreas que podrían ver cambios significativos; El informe completo explora estas áreas en mayor profundidad. La consultora internacional espera que un período de recuperación se caracterice por una pausa continua en el gasto y una disminución de la demanda en todos los canales.

Como vienen señalando en sus reportes y artículos anteriores sobre «despertarse», “transparencia radical” y “sostenibilidad primero”, la mentalidad del consumidor ya mostraba signos de cambio en ciertas direcciones antes de la pandemia. Estas tendencias ahora aparecerán implantadas en la realidad y serán parte de la nueva normalidad.

Sostenibilidad y digitalización post pandemia

La «cuarentena de consumo» podría acelerar algunos de estos cambios de los consumidores, como una creciente antipatía hacia los modelos de negocio que producen desechos y mayores expectativas para una acción sostenible y orientada a un propósito. Mientras tanto, algunos de los cambios que presenciaremos en el sistema de la moda, como el cambio digital, el comercio minorista de temporada, el diseño sin temporada y la disminución de la venta al por mayor, son en su mayoría una aceleración de lo inevitable: cosas que habrían sucedido más abajo en el camino si la pandemia no los hubiera ayudado a ganar velocidad y urgencia.

Intraglobalización y neorrelocalizaciónLa situacion de la moda 2020 post Coronavirus-gabrielfariasiribarren.com

El coronavirus también presenta a la industria de la moda la oportunidad de restablecer y remodelar completamente la cadena de valor de la industria, y una oportunidad de reevaluar los valores por los cuales mide las acciones. Esperamos que los temas de aceleración digital, descuento, consolidación de la industria e innovación corporativa se prioricen una vez que la crisis inmediata disminuya. Incluso después de presenciar oleadas de insolvencias, los líderes de la industria deberán sentirse cómodos con la incertidumbre y aumentar los esfuerzos a prueba de futuro a medida que se avecina el potencial de posibles nuevos brotes y sus consiguientes confinamientos.

Este también será un momento para la colaboración dentro de la industria, incluso entre organizaciones competidoras. Ninguna compañía pasará la pandemia sola y los protagonistas del retail de moda necesitan compartir datos, estrategias y conocimientos sobre cómo navegar la tormenta. Las marcas, proveedores, contratistas y minoritas también deberían encontrar formas de compartir la carga.

Un nuevo valor para un nuevo mundo

Este informe conjunto de Business Of Fashion & McKinsey es un esfuerzo para avanzar en la discusión más allá de la gestión de la crisis y la planificación inmediata de contingencias al analizar todas y cada una de las áreas en las que la industria de la moda debe enfocarse una vez que el polvo se haya asentado en la crisis actual. Es imposible saber con certeza exactamente cuándo ocurrirá esto, excepto que, con toda probabilidad, estará relacionado con el descubrimiento de un tratamiento antiviral viable y la entrega de una vacuna probada, que algunos expertos dicen que está al menos a 12 a 18 meses de distancia.

Navegar por esta incertidumbre no será fácil para los líderes de la moda. Los protagonistas del mercado deben ser decisivos y comenzar a poner en marcha estrategias de recuperación para emerger con energía renovada. La crisis es un catalizador que sacudirá a la industria hacia el cambio: ahora es el momento de prepararse para un mundo post coronavirus.

Descárgate el informe aquí:

Esta descarga solo está disponible para usuarios registrados.
Si ya estás registrado o quieres unirte haz click aquí

Reseña Final
Claridad
90 %
Contenido
90 %
Actualidad
98 %
Relevancia
96 %
Artículo anteriorIntraglobalización y neorrelocalización
Profesional de la industria de la moda con una importante trayectoria en las áreas de aprovisionamiento, compra y producción de textiles y accesorios en América del Sur, Europa y Asia. Moda Sostenible para una industria textil responsable.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here