Moda y robótica, una relación exitosa

110
Moda y robotica una relacion exitosa-gabrielfariasiribarren.com

La robótica puede ayudar a las empresas de la moda a impulsar las eficiencias empresariales en sus almacenes, tiendas y fábricas. En la década de 1990, la relación de la moda con los robots era una fantasía. Hoy, la interacción de la industria con la automatización es mucho más usual y estrecha.

En los centros de distribución de los líderes del comercio electrónico los robots, controlados únicamente por su propio software, recorren de forma rutinaria los gigantescos almacenes, recogiendo y transportando mercancía de forma más rápida y precisa que los humanos. Esta nueva escalada de eficiencia ha permitido habilitar nuevos servicios como la entrega de la compra online en el mismo día de efectuada la transacción.

Estos novedosos sistemas automatizados de almacenamiento y recuperación del producto han generado una mayor densidad en el posicionamiento del mismo y proporcionan más precisión en la gestión del inventario. El objetivo es ofrecer un servicio de alto nivel y clave en la actualidad para las marcas de la moda, la entrega en el mismo día de la compra. Los robots toman los artículos de los sistemas de almacenamiento y los llevan a estaciones de empaque con personal humano, donde la información que se ve en las pantallas instruye al operador sobre dónde y cómo asignar el stock a las órdenes de compras recibidas.

Un retail de moda más eficiente.Moda y robotica una relacion exitosa-gabrielfariasiribarren.com

Los robots también podrían mejorar la eficiencia en el comercio minorista ya que las tareas de venta, como el trabajo de caja, reposición de existencias y control de inventario, serán realizadas por robots Los clientes utilizarán cada vez más las tecnologías móviles para acceder a la información y recibir consejos mientras están en las propias tiendas físicas.

A medida que el ritmo de la automatización continúa, tanto en la industria de la moda como en la economía en general, es probable que las tecnologías robóticas y la tecnología de aprendizaje automático eventualmente automaticen casi cualquier trabajo que esté en algún nivel de rutina y sea predecible.

Esto desafiará a las empresas a desarrollar planes para la colaboración humano-robot e implementar estas tecnologías gradualmente para dar a la organización y a sus trabajadores el tiempo necesario que les demandará adaptarse al cambio. La moda está ahora en posición de seguir el ejemplo de industrias como la automotriz y la electrónica, que han recurrido con anterioridad a la robótica para implementar la fabricación y la entrega “justo a tiempo”.

La personalización relanza la relocalización.

La mayoría de las marcas líderes de indumentaria deportiva están muy avanzadas en la relocalización a través de la automatización de su producción con el objetivo de cumplir en el menor tiempo posible con el creciente deseo del cliente actual de personalizar el producto que adquiere.

Persiguiendo este objetivo, la fábrica se transforma en un centro de elaboración de productos personalizados que es una de las tendencias más importantes del sector. De este modo, los clientes pueden solicitar la personalización del modelo que compran, producirlo o semi elaborarlo en una fábrica robotizada en cercanías al centro comercial y realizar la entrega en cuestión de horas.

Moda personalizada impresa en 3D.Moda y robotica una relacion exitosa-gabrielfariasiribarren.com

Desde hace muchos años y en la actualidad, los accesorios de la moda o sus partes constituyentes son elaborados a partir de los moldes industriales. Estos bloques rígidos y ahuecados se llenan o inyectan con el material licuado seleccionado para ese producto, ya sea plástico, vidrio, resina, otros derivados o alguna aleación de metal, que a posteriori se endurece adoptando la forma del molde. Una vez creados, los moldes se usan para fabricar de manera rentable grandes series de productos idénticos. Pero debido a que el costo de estos moldes tradicionales es muy alto no son útiles para productos de producción limitada, individual o personalizada.

La solución a este problema es el uso de la técnica de fabricación a través de capas aditivas controlada por computadora, como la impresión 3D. La tecnología 3D imprime los objetos, superponiendo capas del material constituyente una tras otra, en base a un diseño digital. Debido a que no hay una inversión inicial en moldes tradicionales, el uso de esta técnica hace que el costo individual del producto para una unidad sea el mismo que para producir 10.000 unidades, reduciendo radicalmente las barreras de entrada a la personalización de la moda.

Sin embargo, para que esta técnica llegue a convertirse en un medio práctico a la hora de elaborar productos de lujo individualizados, la próxima generación de impresoras 3D debe ser capaz de mezclar materiales óptimos y lograr acabados de máxima calidad. Por el momento, esto está sucediendo, pero a nivel de investigación y con costosos prototipos.

La automatización de la industria de la moda.

Pero más allá del avance de la robótica con relación al comercio electrónico, tal como lo expresábamos al comienzo del artículo, la industria de la moda no la ha adoptado en plenitud y en su totalidad. Su adopción es lenta a pesar de que los robots se han ido volviendo más inteligentes, impulsados ​​por los avances en la inteligencia artificial, y más baratos por las progresivas mejoras de la tecnología y los nuevos materiales.

Así es que, en comparación con otras industrias, el uso de robots en la fabricación de prendas de vestir sigue siendo bajo. Esto se debe en parte a un desafío técnico clave, mientras que los automóviles o productos electrónicos, casi en su totalidad ensamblados a través de robots, se componen en gran parte de piezas duras, la fabricación de prendas de vestir implica la utilización de tejidos flexibles y elásticos que tradicionalmente han dificultado la automatización del proceso.

Si bien existen soluciones para estos problemas, a través de un software que interpreta el comportamiento del tejido en tiempo real durante el proceso de cosido y genera los ajustes necesarios, estos sistemas robotizados pueden hacer una gama limitada de indumentaria básica normalmente centrada en moda rápida, ropa deportiva y artículos para el hogar como toallas y cortinas.

La industria textil y de la moda necesitan a los robots.Moda y robotica una relacion exitosa-gabrielfariasiribarren.com.

En primera instancia y de acuerdo con las conclusiones que se desprenden del análisis sobre personalización de los artículos de la moda y la necesidad de entregar el producto “customizado” en el mismo día de la compra, todo indicaría que las fábricas automatizadas solo tienen sentido en una industria relocalizada en los países desarrollados, en cercanía de las tiendas físicas o del propio cliente -mercado- para realizar la entrega a domicilio.

Si observamos más profundamente y analizamos las tendencias comerciales en relación con la industria, podemos deducir que la robótica ya no es privativa de los países desarrollados y sus fábricas en cercanía. Sino que, dentro de la industria de la moda, está comenzando a revolucionar y a aportar su inmenso valor a la producción en los principales centros de fabricación de prendas de vestir, calzado y accesorios, tanto en Asia como en África. En ambos orígenes la mayoría de estas fábricas se encuentran en áreas menos pobladas; incluso inmersas en “medio de la nada”, en el caso de las zonas rurales africanas. Los jóvenes no se quedan en estos mercados rurales, se mudan a los centros de las ciudades en busca de nuevas oportunidades. Son los propios dueños y directores de estos centros productivos los que saben y expresan que en un plazo de 10 años no habrá personas en estas áreas para hacer este tipo de trabajo.

Esas mismas unidades productivas ya enfrentan, en la actualidad, el problema del constante trasvase de su personal cualificado, en cuya formación se ha invertido tiempo y dinero, al sector servicios. La industria textil y de la moda constituye en la mayoría de los casos, el primer trabajo de los jóvenes que pasan del campo a la ciudad. Una vez adaptados a las grandes urbes, a sus nuevas condiciones de vida y con una base económica menos estrecha que la original, tratan de acceder a otras labores en los centros mismos de las ciudades.

Mano de obra Vs. Automatización

La conclusión proviene de una enriquecedora experiencia personal y profesional transcurrida durante mi último viaje a Etiopía.

Producto de mi asombro, al contemplar 100.000 m2 de nueva fábrica en medio de una zona inminentemente rural de Mekele, 100% automatizada para la producción de pantalones vaqueros, se dispara mi curiosidad y surge una pregunta irrefrenable y refleja dirigida a su dueño y único inversor:

  • ¿Qué es lo que te ha llevado a realizar tan importante inversión y montar una fábrica totalmente robotizada en una de las últimas áreas del mundo con mano de obra de bajo costo?

Él sin dudarlo un solo instante me respondió:

  • Mi plan es de mediano-largo plazo. En función de los nuevos objetivos de las marcas de la moda, necesito crear una fábrica muy versátil y flexible que sea capaz de producir los grandes volúmenes actuales, pero también y sobre todo, la diversidad de modelos mucho más personalizados y en cantidad de unidades reducidas que tendré que elaborar en el futuro. La automatización total me da esta posibilidad.

Este artículo lo he escrito en exclusiva para AITEX y ha sido publicado en su Revista #60. ¡Gracias AITEX! ¡Un placer colaborar con vuestra prestigiosa publicación!

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here