Moda resiliente

380
Moda resiliente-gabrielfariasiribarren.com

La industria de la moda está atravesando un cambio sísmico. A este cambio lo podemos ver y analizar a través de las últimas noticias sobre el sector, en medios especializados y en los reportes de las consultoras internacionales.

En el informe The State Of Fashion 2018- FOB & McKinsey – lo puedes descargar gratuitamente aquí – se busca destacar los cambios que están modelando el sector durante este año, pero a la vez se hace un obligado balance de todas aquellas tendencias que a largo plazo constituirán el trasfondo de las grandes transformaciones. Se trata de fuerzas conectadas, que impulsarán los nuevos procesos y conformarán la nueva realidad de la industria en los años venideros. A continuación, un análisis de las conclusiones más relevantes del citado reporte.Moda resiliente-gabrielfariasiribarren.com

Moda resiliente, sus desafíos.

En la encuesta del informe, McK & FOB consultaron a los principales directivos:

¿Cuál cree que será el mayor desafío para la industria de la moda durante estos años?

Los principales desafíos identificados fueron los siguientes: Enfrentar la volatilidad, la incertidumbre y los cambios en la economía mundial | La competencia fomentada por Internet y la omnicanalidad | La digitalización de la cadena de valor | La reducción del tráfico en las tiendas físicas.

Volatilidad macroeconómica.

Ya son historia del pasado los días en que Occidente era el pilar de la economía mundial. El crecimiento económico ha girado desde Occidente hacia los mercados emergentes en el Sur y Oriente. Durante este año 2018, más de la mitad de lo comercializado en vestimenta, calzado y accesorios de moda se gestará fuera de Europa y Norte América. Las metrópolis de mayor desarrollo en los mercados emergentes son los nuevos centros de crecimiento para el sector de la indumentaria textil y el retail.

Por esta causa las marcas de la moda que comercializan sus productos en mercados estancados del mundo desarrollado enfrentan una expectativa de venta plana y por lo tanto deben moverse y buscar otras alternativas con el objetivo de seguir creciendo. Si a esta situación sumamos el increíble crecimiento del comercio online que traspasa las fronteras, se hace muy difícil competir para los “players locales”. Normalmente, lo hacen con una propuesta de valor promedio y cuando aparece cualquier otro jugador que lo hace algo mejor, rápidamente se convierte en el nuevo ganador del mercado.

Más aún, al acelerarse drásticamente la adopción de tecnologías disruptivas como la robótica, el internet móvil, el análisis avanzado, la realidad virtual y aumentada y la inteligencia artificial se potencia la posibilidad de alterar industrias enteras, incluyendo la de la moda.

Cliente digital.Moda resiliente-gabrielfariasiribarren.com

El sector global de la moda va hacía la adopción digital por parte del consumidor tradicional y se provee que las ventas online de ropa, accesorios y calzado seguirán aumentando velozmente en los mercados emergentes.

La comodidad del comprador actual con los canales y contenidos digitales ha cambiado el proceso de compra desde un sistema simple y tradicional a un camino complejo a través de distintos puntos de contacto físicos y en línea. Pero sin importar cuales sean, ni la cantidad de estos puntos de contacto, los clientes digitales esperan tener una experiencia con la marca que sea homogénea en todas y en cada una de sus interacciones.

RRSS, perfecta interacción e inmediata entrega.

En el comercio electrónico las que están elevando el nivel del servicio son las plataformas digitales.

Como expresábamos, los clientes digitales actualmente esperan perfecta funcionalidad y atención inmediata en cada interacción o compra. Porque se han acostumbrado a las entregas rápidas ya no se las considera como un valor de un servicio premium sino más bien como una obligación del servicio usual. Por ello, las empresas están compitiendo constantemente para hacer las entregas de sus productos con más rapidez. Y obviamente, las redes sociales captan cada vez más la atención del consumidor.

Como las decisiones de compra se ven influenciadas por las redes sociales, donde son muy importante las críticas o los likes de los pares y el marketing de influencia, se han ido generando unas fuerzas que impactan directamente al sistema de comercialización de la moda.

Con información y la facilidad de comparar en la palma de sus manos, los consumidores se vuelven menos leales a la marca: entre los millennials, 2 de cada 3 dicen que están dispuestos a cambiar de marca por un descuento del 30% o más. Pero si bien son muy sensibles a los precios, también basan sus decisiones de compra en el hecho de que las prácticas y la misión de una empresa estén en línea con sus propios valores. Esta es una generación que tiene expectativas más altas sobre lo que una compañía debe poder brindar: practicidad, calidad, orientación a valores, novedad y precio.

Moda Resiliente Vs. Apocalipsis RetailModa resiliente-gabrielfariasiribarren.com

Originado por el aumento del comercio online- “la tienda .com”- las marcas de la moda han sufrido un descenso significativo del tráfico en sus tiendas físicas. Por esta causa, los directivos están buscando formas de reducir los costos operativos de las tiendas; reevaluar la red comercial, calculando la viabilidad de cada punto de venta y mejorar la experiencia de compra para atraer nuevamente a los consumidores.

El descenso de las ventas en las tiendas por departamento, combinadas con la necesidad de mejorar los márgenes y controlar la presentación de la marca, las rebajas continuas de precios y el análisis de los datos de la huella digital de los clientes, están haciendo que las empresas se pasen al modelo de ventas directo al consumidor.

Si bien los protagonistas de la moda están centrando todos sus esfuerzos para brindar una experiencia de compra que fluya y que esté integrada en los distintos puntos de contacto, siguen existiendo importantes obstáculos con implicaciones complejas de tecnología, así como problemas no resueltos en el ámbito de gestión, operativo y logístico. Hasta ha quedado perfectamente demostrado que el esfuerzo puesto en el canal omnicanal tiene serias dificultades para producir rentabilidad.

Mientras tanto, la industria de la moda se ve alterada por modelos innovadores de negocio. Los ejemplos van desde servicios de suscripción impulsados por datos, hasta iniciativas de economía compartida y ventas entre pares.

Análisis del Big Data.

La gran cantidad de datos disponibles sobre la huella del cliente digital y las operaciones comerciales han propiciado el uso del Big Data a través de su almacenamiento y posterior análisis. Esto ha generado una serie de oportunidades que eran impensadas pocos años atrás, como la determinación dinámica de precios hasta la reposición optimizada de los modelos.

La cadena de abastecimiento de la moda resiliente es muy ágil y rápida.

Las principales marcas del ultra fast fashion acortan drásticamente el periodo de tiempo que transcurre entre el diseño de cada uno de los nuevos modelos y su puesta en tienda.

En estos últimos años el sistema de creación y producción de moda se ha visto profundamente alterado por el ritmo acelerado que se ha ido generando entre el cliente digital, sus expectativas y las marcas que tratan de predecir y satisfacer velozmente sus deseos.

Las ventas del fast fashion han crecido sin pausa en más de 20% en los últimos tres años y los nuevos jugadores en línea están ganando terreno. Para seguirles el ritmo, las marcas líderes de la moda deben acelerar el proceso que se inicia en el diseño y termina con la llegada a tienda de cada uno de los estilos, concentrándose en la optimización del aprovisionamiento y teniendo una reacción explosiva.

RRSS, el acelerador de las tendencias globales.Moda resiliente-gabrielfariasiribarren.com

Este ritmo trepidante está impulsado por las redes sociales, que comunican las tendencias globales de la moda a cada vez más consumidores en un menor tiempo que en el pasado reciente. Los líderes del sector siguen elevando los estándares predictivos a través del perfil del consumidor y de los datos analíticos que les permiten conocer con antelación sus necesidades y así mejorar la reacción.

No obstante, apostar por la velocidad y la flexibilidad como sistema trae consigo nuevos desafíos. Los tiempos de pre-producción acortados requieren cambios importantes en el modelo de negocio tradicional y en la configuración de la cadena de abastecimiento y sobre todo, exigen un giro hacia un modelo centrado en el consumidor, donde éste es el principal motor de la creación, del diseño, la fabricación y la comercialización.

Suministro a demanda, la meta de la moda resiliente.

Teniendo al cliente como el centro de su estrategia, las empresas de la moda están diseñando, comprando y produciendo actualmente, de una forma totalmente diferente a la que lo hacían en el pasado. Las organizaciones que siguen el viejo modelo de antaño y siguen aplicando las mismas reglas de un mercado que ya no existe, con extensos procesos de desarrollo de productos, enfrentan mayores riesgos y seguros exceso de inventario al momento que no pueden satisfacer las demandas del consumidor.

Por el contrario, se han concebido otras empresas que han ido modificando o construyendo cadenas de suministros super versátiles cimentadas en el diseño predictivo. Son estas marcas de la moda las que están más evolucionadas y marcan el ritmo de la oferta, desplazando los límites de sus procesos creativos, aplicando mejora constante en su sistema de sourcing y donde la meta está cerca de una cadena de abastecimiento digital, a demanda y siempre conectada.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here