Moda como servicio y alquiler hacia el close the loop

170
Moda como servicio y alquiler hacia el close the loop-gabrielfariasiribarren.com

Prosiguiendo con el análisis del artículo anterior sobre el reporte The State of Fashion 2019, nos vamos a enfocar en el actual consumidor de moda y en los cambios que ha experimentado en estos últimos años.

A medida que los modelos de negocio de los artículos de segunda mano, reparados, renovados y alquilados sigan evolucionando, la vida útil de los artículos de moda se está alargando En distintas tipologías de producto, los consumidores demuestran tener claras intenciones de abandonar la propiedad tradicional del producto en favor de nuevas formas de acceso hacia él.

¿Llega el final de la propiedad de los artículos de moda? Moda como servicio y alquiler hacia el close the loop-gabrielfariasiribarren.com

El cambio hacia nuevos modelos de propiedad en nuestro sector está generado y empujado por el ferviente deseo de los clientes de obtener mayor variedad, sostenibilidad y accesibilidad. Y en este sentido, el mercado de reventa, por ejemplo, podría ser más grande que el de la moda rápida en un plazo de no mucho más de diez años. Percibiendo este cambio de tendencia de los consumidores, las startups no deberían ser las únicas que dejen huella en estos segmentos: las marcas de moda consolidadas aumentarán el ritmo de adopción de los nuevos modelos de propiedad a medida que adquieren una mayor relevancia para los consumidores.

Las opciones más claras son: la moda como servicio y el alquiler.

En cada vez más categorías de artículos y en diferentes sectores, los consumidores están optando por alquilar en lugar de poseer los bienes que usan y disfrutan. Evidentemente, es una evolución en el comportamiento de los consumidores y las previsiones indican que este nuevo proceder tendrá un impacto en el “fashion business” en los próximos años.

Esta nueva conducta, impulsada fundamentalmente por la avidez hacia la novedad constante de las nuevas generaciones, también abraza a la sostenibilidad como causa y valor fundamental. Los análisis vienen demostrando que en la actualidad, el cliente promedio compra un 60% más de ropa que hace 15 años. Pero esa ropa sólo se guarda la mitad del tiempo que antes. Por ejemplo, una encuesta realizada en UK desveló que una de cada tres mujeres jóvenes considera que la ropa es «vieja» después de usarla una o dos veces. Una de cada siete considera que no es bueno o no les gusta ser fotografiada con una misma prenda dos veces. Resumiendo, los jóvenes actuales desean más que nada la novedad constante y es muy probable que estas nuevas generaciones acepten el “churn” (tasa de cancelación sobre la suscripción de un servicio) en sus armarios.

Al mismo tiempo, están más interesados en la ropa sostenible que los consumidores de las generaciones anteriores. El nuevo sistema de alquiler, reventa y renovación alargan el ciclo de vida del artículo y ofrecen la novedad que los consumidores actuales desean.

¿Y en el caso de los consumidores del lujo?Moda como servicio y alquiler hacia el close the loop-gabrielfariasiribarren.com

La estrategia adoptada por las marcas de lujo ha sido la de subir los precios de forma significativa. Los precios de las joyas y los relojes se han duplicado desde el año 2005 a la actualidad.  Incluso, los clientes del sector con altos ingresos buscan descuentos y alternativas de adquisición para obtener cierto alivio.

Estas nuevas tendencias y demandas están incubando el éxito de los nuevos modelos de alquiler y de compra- venta de segunda mano. Se estima que la capacidad que tengan los protagonistas del mercado del lujo para satisfacer un mayor deseo aspiracional y de novedad los situará en un lugar destacado durante este año 2019 y en el próximo.

El consumidor más interesado en el acceso que en la propiedad final del producto está apareciendo y presente en varios sectores de la economía actual. Observando esta evolución, la lógica consulta que se genera para nuestro sector e industria es: ¿cómo podemos participar y obtener beneficios?

La respuesta es: a través de la moda de servicio que es inteligente e instantánea.

Mientras que las marcas establecidas han hecho caso omiso o han menospreciado el comercio minorista de segunda mano, han entrado y con éxito startups en el mercado del alquiler de moda y en el de segunda mano. Otros jugadores del mercado del lujo han adquirido negocios de reventa o alquiler para controlar cómo se comercializan esos artículos en el mercado secundario.

Algunos de estos nuevos competidores dentro del sector se han aventurado en el reacondicionamiento, aprovechando los beneficios de sostenibilidad que ello genera, recuperando artículos desgastados para restaurar o utilizar los materiales para crear nuevos productos en un claro camino hacia el objetivo final, la moda circular y el close the loop. Frases, devenidas en lemas, como “Lo mejor que podemos hacer por el planeta es mantener nuestra indumentaria en uso durante más tiempo y reducir su consumo” comienzan a ser moneda corriente entre las marcas de la moda y veremos a partir de ahora su progresión.

Tres palancas del cambio hacia la moda de servicio.Moda como servicio y alquiler hacia el close the loop-gabrielfariasiribarren.com

Durante este año están sucediendo un par de situaciones destacables y esperamos ver una tercera que sería muy interesante.

En primer lugar, el número de marcas que entran en el modelo de negocio de alquiler, reventa y renovación está aumentando considerablemente, ¡es la moda startup! Los actores establecidos considerarán progresivamente la propiedad alternativa como una fuerza que deben adoptar o, al menos, deberán probar a través de nuevos modelos de colaboración con los minoristas o las startups del sector.

En segundo lugar, existe un notable aumento del número de marcas «nativas de alquiler» nacidas exclusivamente para el modelo de alquiler o suscripción.

En tercer lugar, esperamos y nos sorprendería muy gratamente ver un unicornio en este espacio.

Conclusión.

Es indudable que cada vez más consumidores de moda poseerán una proporción mayor de sus armarios ocupada por productos de segunda mano o alquilados, muy especialmente para artículos y accesorios de alto valor. Aunque los actores tradicionales no deberían alarmarse, creemos esencial identificar y comprender en profundidad las señales que emiten los jóvenes consumidores que prefieren alquilar en lugar de poseer.

¡Aquí nos volveremos a encontrar, en el próximo post, analizando el mundo de la moda!

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here